Así se elige el nombre de un coche

13 Sep, 2017 | Empresa, Seat

  • El nombre de un modelo nuevo debe encajar con los valores de la marca, las características del producto y tiene que ser fácil de pronunciar en la mayoría de los idiomas.
  • Alborán, Aranda, Ávila y Tarraco son los finalistas para el nuevo SUV de SEAT, tras pasar todos los criterios definidos y los focus groups en distintos países.
  • La decisión final está en manos del público, que puede votar por su candidato preferido hasta el próximo 25 de septiembre.

¿Cómo escogen los padres el nombre de su bebé? La mayoría empiezan barajando varias opciones. Miran que refleje las cualidades que les gustaría que tuviera el pequeño y que sea fácil de pronunciar. Algunos incluso comprueban que no se repita en su entorno más cercano y prácticamente todos terminan por escuchar las opiniones de la familia. Aunque muchos lo desconozcan, detrás de cada paso hay una explicación técnica y muchas similitudes cuando, en lugar de un retoño, se escoge el nombre de un vehículo nuevo. Pero, ¿cómo se llega al nombre más adecuado? Así se han elegido los finalistas para bautizar el tercer SUV de SEAT entre las más de 10.000 propuestas recibidas.

-Reflejar su ADN: “La seña de identidad de la marca y el carácter del modelo son lo primero a tener en cuenta”, explica el director de Marketing de Producto de SEAT, Lucas Casasnovas. “SEAT tiene un espíritu joven y entre sus valores está el dinamismo y la pasión por el diseño. En este caso además, debe ir acorde al ADN del nuevo SUV de grandes dimensiones y denotar sensación de espacio y robustez”, detalla.

-Fácil de pronunciar: “Para que un nombre sea sencillo de recordar no puede ser demasiado largo. Para este modelo buscamos que tenga unas cinco o siete letras”, explica Casasnovas como segunda premisa a la hora de bautizar un vehículo. El elegido se pronunciará en más de 80 países donde SEAT exporta sus coches, por lo que “hay que comprobar  que funcione correctamente a nivel fonético y no tenga un significado extraño o malsonante en otra lengua”, explica Núria Vila, experta en naming de la agencia Nombra, que también colabora en este proceso.

-Que sea único: Llegado a este punto, hay que verificar que legalmente pueda utilizarse. Se comprueba que los candidatos son válidos a nivel internacional  y que, por ejemplo, no estén registrados por otras marcas en cualquiera de los países en los que opera SEAT.

-Las opiniones importan: “¿Qué os evoca este nombre?”
“¿En qué os hace pensar?” o “¿Creéis que tiene fuerza?” son algunas de las preguntas a las que responden los participantes de un focus group. Se trata de una decena de hombres y mujeres que, por su perfil, encajarían como posibles compradores. Estos estudios se han llevado a cabo en varios países como España, Alemania y Francia, entre otros, y las opiniones que se han recogido han sido fundamentales para ver si los nombres seleccionados pueden tener buena acogida entre los futuros consumidores.

-La última palabra, en manos del público: Tras el anuncio de los topónimos finalistas en el Salón de Fráncfort, la compañía deja en manos del público la elección final. Todas aquellas personas que quieran votar a su candidato pueden hacerlo a través de seat.es/buscanombre y seat.com/seekingname. El nombre que reúna más votos será el ganador y se dará a conocer antes del 15 de octubre.

Así se elige el nombre de un coche

SEAT Comunicación
Elisabet Anglada

Head of Content Activation
T / +34 93 708 51 88
[email protected]

Vanessa Petit 
Content Generation
T / +34 93 708 53 74
[email protected]